En 1975 España era un fuerte país industrial, pero hace algo más de una década abandonó el modelo productivo, cerrando la explotación agrícola, la pesca y la ganadería, así como astilleros y otras fábricas, para convertirse en una sociedad de explotación de servicios e ingresar a la Unión Europea.

La población afectada por ello, ha tenido que acudir a los subsidios que se pagan con fondos europeos, así como ayudas del gobierno para poder mantener la economía doméstica. Con la intervención del sector turístico que ayudo a la recuperación económica y generó importantes empleos durante la crisis de la economía española, el consumo fue creciendo paulatinamente, sin embargo, este se ha venido debilitando, puesto que aunque se han abierto empleos, los salarios son muy bajos, por lo que el poder adquisitivo de la población no es suficiente.

Todos estos motivos, a las puertas de la que se prevé como nueva crisis económica mundial en 2020, hacen pensar que la economía española aún no se ha recuperado del modelo que la llevó a la anterior crisis. ¿A qué aspectos debemos esta afirmación?

 

Aspectos por los cuales sigue la economía española en crisis 

 

Desempleo: hay una bolsa de paro estructural, se mantienen las políticas de austeridad y recorte, con contrataciones temporales y otras formas laborales que burlan las garantías del empleado.

Crecimiento de la economía: en términos macroeconómicos, es cierto que el PIB ha crecido al igual que la economía ha ido subiendo a tasas del 3%, sin embargo, la economía  micro que afecta directamente a los ciudadanos de clases trabajadoras que no poseen mejores sueldos y sus pequeños negocios han tenido que cerrar e intentan ingresar al sector servicios que maneja un modelo low cost de salarios bajos. Aunque España se ha beneficiado del sector turístico, la industria no ha tenido mayor crecimiento y esto es algo que afecta muchísimo al país.

La deuda del país es enorme: la deuda es alta y aunque el gobierno y sus voceros señalan en sus intervenciones que España está bien, el hecho de que su deuda haya crecido de 384 millones de euros en el 2007 al 1.143 millones de euros al día de hoy y no se logre reducir su nivel de endeudamiento, solo puede interpretarse que todo el Producto Interior Bruto que logre producirse no pertenece al país, sino que todo ello se debe. Sumando a lo anterior el déficit público, la situación de la crisis de la economía española aún no termina.

Todo parece indicar que se avecina un verdadero invierno económico ya que para el año 2009 el Banco Central Europeo abandonará la financiación de la deuda pública en España, lo que llevará a una inevitable recesión.

Diversos expertos explican que el país va a una pronta desaceleración de su economía que se debe a:

 

  • Un reducido crecimiento del comercio mundial.
  • La subida de precio del petróleo.
  • El turismo que ha venido recuperando los países vecinos con una mayor oferta y precios ajustados a los viajeros.
  • La falta de que el gobierno plantee reformas estructurales.

 

La inestabilidad política y la aparente incapacidad de gobernar ya que no se toman decisiones relevantes que ayuden dar cara a lo que se avecina.

Algunos mantienen el optimismo económico y consideran que aún puede recuperarse el país, pero se deben tomar medidas inmediatas por parte del gobierno.

¿Sigue la economía española en crisis?
4.1 (81.19%) 151 votes