Reflexionar sobre las empresas que surgen a nuestro alrededor, su utilidad y su valor real es tarea de todos los interesados en el rubro económico. La economía de ficción se cuela en nuestro día a día, genera atractivo, interés, desecha los cánones establecidos y luego se disipa, ante la llegada de una caída anticipada por la historia.

En los “Errores recurrentes en la historia El riesgo de la “economía ficción” I y II, Moisés Tiktin explicaba que se denomina economía de ficción a “Las políticas que ignoran los principios económicos básicos, que terminan en fracasos económicos estrepitosos”.

Muchos países, en la búsqueda por incrementar la distribución de los ingresos y el crecimiento económico se valen de salidas rápidas con deficiencia de bases, estrategias y contenido, lo que termina complicando el panorama con mayor inflación y desempleo.

Se trata de adoptar medidas, muchas veces como iniciativa de gobiernos populares (la historia además ha subrayado a los gobiernos de izquierda como protagonistas recurrentes de estas prácticas) para levantar aplausos, en lugar de generar soluciones de raíz.

 

Economía ficción en América Latina

 

América Latina sabe mucho de esto y Venezuela lo experimenta actualmente. Las medidas gubernamentales ante la peor crisis que ha experimentado la región, se basan en repetir una acción una vez tras otra, aunque sus resultados sean cada vez peores y sus niveles de inflación sorprendan al mundo entero.

El gobierno venezolano se empeña en combatir el desabastecimiento y el alto costo de la vida elevando el sueldo mínimo cada cierto tiempo, sin solucionar el problema en sí. Al subir el sueldo, los productos, bienes y servicios suben el triple sin ningún control aparente.

Sebastian Edwards, en la conferencia titulada “Left Behind: Latin America and the False Promise of Populism” señaló que “invariablemente el populismo macroeconómico comienza con gran euforia, solo para terminar con una inflación acelerada, un desempleo más alto y salarios más bajos. Una y otra vez estas políticas fracasan, dañando a aquellos grupos (los pobres y la clase media) a los que buscan favorecer”.

El gobierno gastó sin medida con un barril de petróleo en 100 dólares y ahora, cuando las cifras se mantendrán en solo 2 números, las consecuencias han sido nefastas.

 

Emprendedores bajo la mira de la economía ficción

 

Los creadores de startups, noveles inversionistas y emprendedores, conocen de esta práctica. En muchos casos, se abocan más a cautivar que a vender, luego de lograr su cometido es que toca expender al precio que ellos mismos escogen.

La herramienta para todo esta estrategia son los usuarios. Ávidos de nuevas propuestas, asombrandos con tecnologías de punta, apps y diseños, convertimos una idea aparentemente rentable en un éxito, que con el tiempo podría ser abandonada. Es ahí cuando se descubre que la necesidad no fue satisfecha, o que, en muchos casos, la misma no existía.

 

La FAES, los Presupuestos y la política de ficción en España

 

Recientemente, en España, La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), declaró que “los Presupuestos Generales del Estado de 2019 son la mejor demostración de la etapa de ‘política ficción’ que experimenta la democracia española”.

Liderada por el expresidente del Gobierno José María Aznar, la fundación subrayó que la política, en lugar de buscar las mejoras para los ciudadanos, lo que busca es ganar y mantenerse en el poder.

Que la tasa de paro sigue en el 15% y el déficit público sea el más elevado de la zona euro son dos de los indicadores para hacer su observación. España tiene todo el potencial de superar estos inconvenientes y en los Presupuestos no adicionan «ni una sola medida para generar empleo y vienen precedidos de una voluntad manifiesta de incumplimiento, materializada en unas estimaciones de ingresos que no se sostienen».

La práctica “fake” no se circunscribe a la economía. Cuando el problema es de fondo, las soluciones deben enmarcarse en los principios básicos para lograr su cometido en el tiempo.

La economía ficción: ¿en qué consiste?, ¿por qué se habla de ella?
5 (100%) 2 votes