Hace poco comentábamos el estado de la economía China como detonante de una crisis económica y foco de inestablidad en los mercados pero, ¿ocurre en todos los países con los que comercia?, ¿Cuál es el estatus de la inversión China en España? La respuesta es que mientras cae en Estados Unidos, crece en España proporcionalmente. Ese ha sido el movimiento evidenciado en las inversiones chinas que han alcanzado un 162% durante 2018 en el mencionado país, lo que se traduce en 1.020 millones de euros.

Ante tales cálculos, España se convierte en el sexto país favorito por los asiáticos para destinar su inversión, luego del Reino Unido, Francia, Suecia, Alemania y Luxemburgo.

La guerra arancelaria que mantienen China y Estados Unidos ha inclinado la balanza hacia el mercado europeo, y los rubros más destacados son automoción, biotecnología, servicios financieros, tecnologías de la información y en sector sanitario, este último con el porcentaje más bajo, 11 %.

La adquisición del 53,5 % de Imagina Media, un holding empresarial español dedicado a la producción audiovisual, por 1.016 millones de euros por parte de Orient Hontai Capital se posicionó como la quinta inversión de compañías chinas por tamaño en Europa en el pasado año.

En marzo de este año se cumplirán 46 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y España y su vínculo comercial actual es garantía de muchos años más de compromiso económico.

 

El atractivo de la inversión china en España

 

El inversionista chino ve en el mercado español un gran atractivo. Aunque existen nuevas restricciones del gobierno asiático procurando una inversión racional de los recursos, sus demandas se posicionan hacia el sector eléctrico, infraestructuras y telecomunicaciones, sectores donde las medidas se han flexibilizado.

 

En lo que se refiere a las infraestructuras, los cambios se han llevado a cabo por la Nueva Ruta de la Seda, donde también los españoles tienen la oportunidad de llevar por vía férrea sus productos hasta China, como es el caso del aceite de oliva y el jamón serrano. La penetración en el mercado ha sido tal que invitan a más firmas a licitar con los asiáticos.

 

Los expertos de la firma de servicios KPMG elaboraron el informe China Outlook 2018 donde se reseñaba que por los niveles de crecimiento, esperan que esta nación se convierta en el segundo mayor país con inversiones directas en el exterior, después de Estados Unidos, aumentando las redes comerciales de sus proveedores, lo que desencadena en una mayor inversión asiática.

 

Relaciones diplomáticas en excelente estado de salud

 

Durante su reciente visita a Madrid, en diciembre de 2018, el presidente chino Xi Jinping firmó 10 acuerdos entre empresas chinas y españolas que alcanzan un valor de 15.449 millones de euros, donde la ciudad española será altamente beneficiada.

 

El turismo entonces se convierte en un espejo del aumento de las relaciones, puesto que en 2013 ochenta mil turistas chinos visitaron España, en comparación con los 600 mil de 2018. Para el 2020 se espera que la cifra aspira llegue al millón. Esto ha logrado que solo en Madrid el turismo haya subido 10 puntos, a diferencia de Barcelona.

 

El intercambio comercial entre ambas naciones despierta gran interés entre los conocedores. La incursión de los productos españoles en su mercado aún se mueve tímidamente, demandando mayor marketing, por lo que se traduce en posibles experiencias de éxito, pero no a corto plazo. A diferencia de China, que ya conoce muy bien el mercado y busca cada vez mayor presencia.

Estatus de la inversión china en España
Rate this post