Con frecuencia escuchamos que los jóvenes son el futuro de la nación; sin embargo, pese a la veracidad de dicha premisa e importancia de asegurar un mejor porvenir, es muy poco lo que se hace para garantizar que los que pertenecen a este colectivo tengan oportunidades de superación. Y un reflejo de ello, es el índice de desempleo registrado en el sector juvenil de la población, especialmente el comprendido entre los 18 y 25 años de edad.

Ciertamente lo que hoy observamos con preocupación acerca de la mencionada situación, es producto de la crisis mundial que comenzó en el 2007. Asimismo, también se ha progresado en cuanto a la superación de las graves consecuencias de esta, no obstante, el éxito de otros países de Europa, no ha sido reproducido por España.

Ahora bien, no es posible trasladar toda la responsabilidad de este hecho a la crisis mundial, porque las verdaderas causas de tales índices están relacionadas con aspectos internos, corregibles si se aplican las medidas oportunas.

En este sentido, el abandono prematuro de los procesos educativos es la principal causa del problema y de la que derivan las demás: déficit formativo, inexperiencia en el mercado de trabajo, desempleo prolongado y a ello se suma la poca eficacia de las políticas públicas.

Afortunadamente, existen medidas que pueden ser tomadas con el objeto de corregir dicha tendencia. Así pues, en el plano educativo, es necesario ejercer acciones que permitan prever el abandono, facilitando la formación académica especialmente a quienes se encuentran en situación de riesgo.

Igualmente, es menester plantear estrategias a través de las cuales se demuestre la rentabilidad de la formación a largo plazo. Asimismo, ha de ofrecerse oportunidades de reincorporación al sistema educativo a quienes lo hayan abandonado.

Por otra parte, es indispensable garantizar alternativas que permitan la transición eficaz de los jóvenes al mercado laboral. Y tanto esta, como todas las acciones encaminadas a incrementar el empleo juvenil, deben proyectarse en función de oportunidades estables, donde se les garanticen sus derechos sociales.

Evolución del empleo en España
4 (80%) 12 votes