Para hacer análisis estadísticos fiablesse debe apelar a las series históricas de datos, dado que cuando se revisan cantidades no representativas de información, las distorsiones por eventos circunstanciales afectan la veracidad de los resultados.

Al mirar el IPC (Índice de Precios al Consumidor) en el gráfico anexo, que recopila la data del período 1956-2017, notamos que se encuentra en una banda que no sobrepasa el 5% durante los últimos veinte años. Inclusive presenta tendencias a la deflación en forma reiterativa, y además,mantiene una propensión sostenida a la baja desde 1977, en la España actual.

Si tenemos en cuenta que cada año se afinan las consideraciones para la elaboración del índice, y se incluyen nuevos rubros, mientras que otros que pierden importancia en el mercado se eliminan, la predisposición a mantenerse en una estrecha franja que no sube de un cinco por ciento es una noticia que habla de las excelentes condiciones de vida del país.

Como todo índice, este también es cuestionado, pero no por eso deja de tener valor, en especial porque el método de cálculo se actualiza sobre la marcha. Podemos entonces inferir que en la misma situación o una similar para el año 2018 y hasta el 2020, según lo muestran las estimaciones del gobierno, sus valores no superarán el 2% y las variaciones anuales serán realmente mínimas.

Dado que el estado español venía de una larga crisis; que pasó por el contexto bélico antes de la segunda guerra mundial, su posición neutral y las consecuencias sufridas a raíz de ésta y posteriormente,el tiempo de la dictadura; no hay duda de que ha obtenido el control de las instituciones, presencia en el mundo y una gran estabilidad puertas adentro.

El IPC de España, de acuerdo a esa tendencia de largo plazo que relaciona los precios de los productos y el poder adquisitivo, pareciera augurar el mantenimiento de una etapa de progreso, si las condiciones no se alteran significativamente.

Evolución IPC en España
2.7 (53.33%) 6 votes