EL parón político en España trae consecuencias socioeconómicas a los mercados