Ante los anuncios de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), algunas empresas españolas afinan sus estrategias para reajustar sus plantillas a lo largo de este año, situación que seguramente pondrá en peligro la situación laboral de unos 14.000 trabajadores tal como se ha visto en los 600 despidos de Nissan propuestos para hacer la planta de Zona Franca (Barcelona) rentable.

Sectores como la banca, la industria, la energía y las telecomunicaciones serán los más afectados, lo que nos lleva a rememorar el recorte laboral que llevaron a cabo las grandes empresas durante el estallido de la crisis inmobiliaria de 2008 y la reforma laboral de 2012.

Al respecto, hace una semana, el PSOE anunció su intención de revertir la reforma laboral del PP de 2012 antes de las elecciones del 28-A, pues existe una consecuencia grave que amenaza sobre la emisión de ERE a miles de trabajadores.

La lista de compañías que planean recortes es larga. Las sacudidas que se prevén amenazan con incrementar las cifras del paro, que llegó casi 3,3 millones de personas en enero.

 

Recortes de plantillas en España: ERE que afectarán la economía

 

En el sector financiero, el Banco Santander, luego de su completa integración con el Banco Popular, anunció un ERE que afectará a unas 3.000 personas en España y también supondrá el cierre de 1.000 a 1.200 sucursales en todo el país.

Estas acciones, que incluyen un número considerable de despidos, previstas por la directiva bancaria presidida por Ana Botín, asegura que tienen como objetivo, corregir los solapamientos que derivó la adquisición del Banco Popular.

Entre tanto, en el marco de su plan estratégico 2019-2021, CaixaBank comenzó a negociar su ERE, que implicaría en este caso la afectación de unos 2.100 trabajadores. Jordi Gual, presidente de CaixaBank, explicó que la reestructuración de esta plantilla es consecuencia del cambio digital que atraviesa el negocio financiero y puede afectar al 7 % de los trabajadores de la entidad bancaria.

En el sector energético, la empresa Naturgy tiene previsto lograr la reducción de costes de al menos 538 millones de euros al culminar el plan estratégico que presentó el mes de junio y que se extenderá hasta 2022. Esto implicará el ajuste de la plantilla de 2.500 empleos.

Del mismo modo, el grupo de distribución DIA, informó públicamente a la representación sindical de los trabajadores, que iniciará un ERE que estima la salida de 2.100 miembros de la plantilla de España. DIA, además está tratando de reducir los despidos al máximo para dar cumplimiento a un acuerdo con PwC para que encuentre comprador para el mayor número de tiendas, pues se prevé el cierre de 300 este año.

Por otro lado, en el sector automotriz, tres de las principales empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC) Moove Car, Vector Ronda y Auro, anunciaron recientemente el despido de más de 2.000 personas, tras la puesta en marcha de la nueva regulación en Cataluña.

Ford también considera llevar a cabo un ERE y ya ha anunciado que seguramente en el segundo trimestre del año, se apliquen ajustes de empleo en Almussafes, tal como sucedió a finales de 2018 y principios de 2019 con un expediente que afectó a toda la plantilla.

En materia de telecomunicaciones, Vodafone España anunció el recorte de su plantilla en 1.200 trabajadores, aunque ha ofrecido una propuesta a los sindicatos de reducir a 1.000 empleos, es decir, uno de cada cinco trabajadores.

Cemex presentó ERE para 188 trabajadores en España pero realizó un preacuerdo con los sindicatos que contempla medidas para diez sedes, el cierre de las plantas de Gádor (Almería) y Lloseta (Mallorca), recolocaciones y la indemnización de 33 días por año trabajado.

La multinacional Alcoa, productora de aluminio, también podría despedir a un 40 % de sus 1.800 empleados, cerca de 700 desincorporaciones que afectarían negativamente la producción de las plantas de La Coruña y Avilés, donde se mantendrá la actividad con 200 puestos de trabajo, hasta el 20 de junio de 2019.

Empresas españolas recortarán sus plantillas en 2019
Rate this post